Contactar
Déjanos tus datos y te contactaremos en menos de 24 horas.
635 96 65 58
Nombre
Email
Teléfono
Motivo

Blog

¿Vas a esperar la muerte o a disfrutar de la vida?

30 sep. 2015
Libertad-vida

Soy madre de una niña y un niño de 6 y 4 años, por lo que es fácil adivinar que últimamente tengo más relación con las narraciones tipo cuento que cuando estaba en la universidad. Sirven para que se duerman antes, y así yo descanso de un día maratoniano, y se duermen tranquilos y preparados para tener sueños reparadores y constructivos.

El cuento utiliza la metáfora como herramienta para transmitir el mensaje. La razón de porqué le contamos cuentos a los niños es porque el subconsciente del ser humano también habla en este idioma, por eso no es necesario haber desarrollado la parte consciente para entender el mensaje.

Este va a ser el primer cuento mensual que voy a publicar en el blog. Son historias que encuentro de diferentes culturas con las que vibrarás de algún modo y podrás hacer uso de ellas ya sea a nivel personal, familiar o profesional.

Puesto que estamos en un periodo donde el mercado laboral empieza a tener vida después del periodo estival, te voy a contar el encuentro que tuve la semana pasada con mi amigo"el topógrafo". Hace ya un par de años que perdió el empleo, y desde entonces no consigue encontrar trabajo. Suele lamentarse que es topógrafo y que a causa de la situación económica no encuentra trabajos como los que había estado realizando durante 10 años.

Espera... un momento, antes de continuar. Permiteme que te pregunte ¿Tu qué eres?.

Congela la palabra que tienes ahora mismo escrita en la frente. Si has dicho que eres una persona, tranquilo, gozas de la libertad que el ser humano tiene sólo por existir. Si has dicho ingeniero, economista, fabricante de tornillos o algún otro nombre de profesión entonces has de leer este cuento, te lo agradecerá tu subconsciente, y si le haces caso hasta tu mismo.

El pollo y el águila

Toni era un criador de pollos muy aficionado a escalar rocas. Cierto día, mientras escalaba una ladera rocosa singularmente difícil, llegó adonde había un gran saliente. En el saliente había un nido muy grande con tres huevos enormes. Huevos de águila.

Sabía que era claramente antiecológico e indudablemente ilegal, pero la tentación le venció y se metió discretamente uno de los huevos de águila en la mochila, asegurándose primero de comprobar que la madre águila no andaba por los alrededores. Después continuó su escalada, volvió a la granja y colocó el huevo de águila en el gallinero.

Aquella noche la madre gallina sentada sobre el enorme huevo parecía  el ave mas orgullosa que jamás se ha visto. Y el gallo parecía también muy satisfecho de sí mismo.

A su debido tiempo, el pollo rompió el cascarón y salió el bebé aguilucho. Miró a su alrededor y vio a la madre gallina. " Mamá!" chilló.

Y así fue como el águila creció junto con sus hermanos y hermanas pollitos. Aprendió a hacer todo lo que hacen los pollos: cloquear y cacarear, escarbar en la basura buscando granos de maíz y gusanos, batir furiosamente las alas y elevarse contra el suelo en medio de una nube de polvo y de plumas. Y creyendo por encima de todo que era total y absolutamente un pollo.

Cierto día ya en su vejez, el águila que se creía que era un pollo miró al cielo por casualidad. Allí en lo alto volaba majestuosamente un águila.

"¿Qué es eso?", preguntó el águila vieja con un temor reverencial a su compañero de corral. "Es magnifico. Tanta fuerza y tanta gracia. Poesía en movimiento".

"Es un águila", dijo el pollo."Es la Reina de las Aves. Es un ave voladora. Pero nosotros no somos más que unos pollos, somos aves terrestres".

Y así fue como el águila vivió y murió como un pollo;tan sólo porque creyó que así lo era.                                        

Mi amigo está desempleado, pero esta historia también te habrá dejado pensando si la profesión o puesto de trabajo que desarrollas en la actualidad no te satisface y/o, no  te hace sentir plenamente desarrollado. 

Si has perdido el empleo puedes resignarte y esperar a ver que "te llueve", o apostar por lo que siempre has querido hacer, al fin y al cabo no tienes el peso del miedo a saltar de tu zona de confort como lo tiene el que tiene trabajo pero no es feliz.

¿Vas a esperar la muerte o vas a disfrutar el vuelo?

    


 

Fuente primaria: Fr.Anthony de Mello SJ

Escrito por Vicky Bastante el sábado, 10 de octubre de 2015.

comments powered by Disqus
635 96 65 58
AVENIDA CORTES VALENCIANAS, 46136 VALENCIA
AEPNL ASESCO
Developed by Avanzis